domingo, noviembre 04, 2007

Gerardo Olivares


Gerardo era un buen chico. Alto, rubio, delgado, divertido. Buena gente. Coincimos en la misma clase en 7º de EGB y en cursos sucesivos. Pasábamos algunos recreos charlando, sentados en las motos de otros, junto con Curro. Hasta que cambió aquel colegio de Córdoba por un internado en Málaga. No sacaba buenas notas... ¡ni falta que le hacía!. Hoy es director de cine y ayer recogió la Espiga de Oro a la mejor película de la Semana Internacional de Cine de Valladolid.

Esta tarde he visto su film,"14 kilómetros" -la distancia que separa África de Europa-, en un pase especial en el Auditorio de Caja España, en la vallisoletana plaza de la Fuente Dorada. La cinta narra el drama de la inmigración subsahariana hacia Europa. He de reconocer que me ha emocionado.

Aquí, desde que se pusiera de moda, veo frecuentemente la expresión "segunda modernización", cuando en aquellos países ni siquiera han atisbado todavía la primera.

Esta película lo muestra con maestría.

¡Enhorabuena, viejo amigo!.

No hay comentarios: